miércoles, 6 de febrero de 2013

CRÓNICA DE UN VIAJE INESPERADO

PRÓXIMO DESTINO: MADRID...... NO PERDÓN, TENERIFE!!

Esta mañana estaba viendo la televisión cuando han comentado una historia, cuanto menos, curiosa. La quiero contar por dos motivos, una porque se trata de una situación, además de curiosa, irónica. Y la segunda, es porque si os la cuento quizá evite que no os pase a vosotros también.
La historia que os voy a contar me podía haber pasado mí en varias ocasiones porque soy clienta de la compañía Ryannair, pero el destino no quiso que fuese a mi, sino a Óscar al que le pasara- Él es el protagonista de este relato. Les pongo en contexto. Imáginense. Hace unos días Óscar tenía que hacer un viaje a Madrid por motivos de trabajo, ya que le iban a nombrar Vicepresidente tercero de la Confederación Española de Jóvenes empresarios, porque él es el vicepresidente de esta asociación en A Coruña, su ciudad. Pues bien, entró en internet y se compró un vuelo con salida desde el aeropuerto de A Coruña con destino Madrid, Barajas. Legó al aeropuerto, pasó en control de policía y se fue directo a la puerta de embarque. Se puso al final de la cola, le dio el billete a la azafata y se introdujo en el avión. Busco un sitio, ya que en Ryannair no siempre los asientos de sus vuelos están asignados.
Cuando llevaban una hora de vuelo, Óscar, extrañado de la tardanza en aterrizar le pregunta a la azafata:
-Óscar: Disculpe señorita, ¿cuánto queda para aterrizar en Madrid, Barajas? a lo que la azafata le respondío:
-Azafata: ¿Perdone? ¿Cómo que Barajas?. No no, este vuelo no va destino Barajas, este avión viaja a Tenerife... Y todavía nos queda hora y media de vuelo.

La cara de Óscar se descompuso al darse cuenta de que se había equivocado puerta de embarque, consecuencia de lo cuál no iba en el avión correcto ya que estaba rumbo las Islas de Gran Canarias.
Si señores, como lo han oído. Un despiste garrafal de Óscar. Pero lo grave no fue el suyo sino el de la compañía, que como no revisa los billetes a la hora de embarcar pues pasó con un billete destino a Madrid. Él no se dio cuenta de que estaba en la puerta de embarque incorrecta, pero las azafatas de dicha puerta NO SE DIERON CUENTA DE QUE ESTABAN SUBIENDO AL AVIÓN QUE NO ERA PASAJERO DE ÉL.
Hombre, la verdad es que el destino no estaba nada mal, con el frío que hace ahora en la península, y en Galicia ya ni te cuento, pues Óscar al aterrizar y bajar del avión le dieron ganas hasta de quedarse allí, que además este año no ha tenido vacaciones. Pero la realidad era que tenía que volver a Madrid, ya que al día siguiente tenía compromisos laborales. La compañía le facilitó asiento en un vuelo rumbo a Madrid y arreglado. Pero vamos, que la historia se las trae. Desde luego, esta compañía no pasa desapercibida. Tengan cuidado, a ver si pensando que se van a ver a su hija a Barcelona se equivocan de puerta de embarque y acaban en Berlín.
El lado positivo de esta historia es que esto le ha serivdo a Óscar como inspiración para la creación de una nueva aplicación para móviles. ¿Pero, una aplicación para que? ¿De que uso? ¿Qué finalidad tiene?
Es un secreto que no nos ha querido desvelar su dueño hasta que no la ponga en marcha.

1 comentario:

  1. vaya faena, eso les pasa por viajar con quien no deben

    ResponderEliminar